Marco histórico


La historia del papalote es muy antigua muy complicada, pues existen muchas historias y leyendas que han pasado de generación en generación, sin embargo se puede decir con seguridad que su origen es asiático. En la Primera Enciclopedia "El Cielo", Cuarta Edición Editorial Grijalbo (Ermanno Libenzi y Domenico Volpi), menciona que el papalote fue inventado alrededor del año 400 antes de Cristo por el griego Arquitas. Según otros documentos, un par de siglos después lo inventó Han Sin, un general chino quien los utilizó con fines bélicos, en el año 206 de nuestra era; los movimientos y los colores de las cometas constituían mensajes que se comunicaban en la distancia entre destacamentos militares. Sin embargo, se sabe que los griegos ya los usaban hace más o menos 2,300 años, como un juego. A pesar de ello, fue en China y Japón en donde los papalotes realmente se perfeccionaron y desde hace muchos años existe la costumbre de hacer volar papalotes. Los chinos los adoptaban en ceremonias de carácter simbólico y religioso; y algunos de esos papalotes eran tan grandes como para levantar a un hombre en el aire.
Los papalotes se llamaron alguna vez "Zhiyuan" en el norte de China y Yaozi en el sur de China. El nombre "Fengzheng" entró en uso en las Cinco Dinastías (907-960 dC). Una vez se le conecto un silbato de bambú a la parte superior de su papalote y su nombre cambio  "Zheng" que fue el sonido liberado cuando el papalote estaba volando. Esta fue la forma en que el nombre chino de papalote se originó.
Otra idea, plantea que los papalotes nacieron en China como medio de diversión, probablemente durante la dinastía Tang. Debido a la invención del papel, se crearon papalotes más baratos y sencillos de hacer, lo que hizo posible que se propaguen rápidamente entre la gente.
Los diferentes tipos de papalotes que existían en el pasado, fueron cuidadosamente estudiados y experimentados por el hombre: Leonardo Da Vinci se inspiró en los papalotes para proyectar sus numerosas máquinas volantes; Benjamín Franklin, en 1752, utilizó un papalote para realizar un importante experimento científico, haciendo elevar un papalote, sostenido por un hilo metálico, durante una tormenta. Franklin deseaba estudiar las propiedades y características de los rayos y por accidente descubrió la electricidad.

La historia narra que Marco Polo en China, antes de realizar un viaje por mar, lanzaba papalotes en los cuales se ataban hombres, si los papalotes volaban bien, entonces eso era un buen signo; pero si los hombres caían al mar, se herían o se mataban, entonces significaba que el viaje sería malo, y por lo tanto era mejor no realizarlo. El papalote no sólo es un juego para niños. En Japón, en China y en Tailandia los papalotes aún se vuelan, pero curiosamente, los vuelan más los adultos que los niños.
Los papalotes se fueron evolucionando, tomaron formas diferentes, sobre todo de peces y dragones que son unos de sus símbolos ancestrales. El papalote en forma de dragón chino, se compone de una serie de papalotes unidos con varitas, la primera ostenta el aspecto de cabeza de dragón, detrás de la cual sigue una sucesión de armazones circulares que constituyen su cuerpo.
Hoy en día, existen varios festivales de papalotes:
·         Festival de cometas Valencia
·         Festival de cometas gigantes Yokaichi
·         Festival de cometas Villa de Leyva

La palabra papalote (papalotl) es de origen náhuatl y significa mariposa. Es posible que los primeros papalotes llegaran a lo que hoy es México en el siglo XVII, con la comunicación mediante el llamado Galeón del Pacífico, que era la flota para el comercio con Asia; allá la estructura se hace con rajas de bambú y la vela es de papel de arroz o de seda, y los decoran con colores aplicados a pincel. 
En México los hay de muy variadas formas, por lo general, casi siempre son geométricas.
Hoy en día, el papalote mantiene su popularidad entre niños de todas las culturas. Sin embargo, actualmente en México se ha ido perdiendo poco a poco la tradición de hacer y volar este juguete, sobre todo en la zona urbana del país. 
Es importante remarcar que las tradiciones son un factor muy importante en la cultura de un país; saber y conocer las raíces de las que venimos.
En efecto, el papalote es un juguete tradicional en México. Basta con preguntar a personas de la tercera edad. 
Este impactante juguete no deja de ser asombroso al verlo por los cielos; no deja de ser hermoso y gratificante ver la elaboración y perfección que tiene. Este juguete no debe perderse en México.

"El papalote despertó la idea del hombre de volar en el cielo, que milenios más tarde, condujo a la invención del primer avión del mundo."

1 comentarios:

Arbol sin Fruto dijo...

Es muy buena tu información de verdad me ayudó mucho

Publicar un comentario

Vídeo